“NO TENGAS MIEDO A VOLVER A EMPEZAR”


Es muy gratificante superar los obstáculos y barreras que se presentan en la vida.   En muchas ocasiones los seres humanos se aferran a las cosas materiales y esto puede ocasionar el tomar decisiones incorrectas y dejar pasar oportunidades importantes.

Empezar de cero genera un gran temor que impide avanzar hacia un objetivo, algunas de las razones pueden ser el apego a las cosas materiales o a las personas, el miedo al qué dirán o la poca determinación de un propósito.

Partiendo de la experiencia, como punto de reflexión, “todo lo que comienza tiene que terminar”,  la vida se representa en “ciclos”, que concluyen y es necesario cerrarlos, dar las gracias y soltar. El tiempo que muchas personas emplean para lamentarse y llorar, puede ser un tiempo para reflexionar, madurar o para descubrir un propósito, que muchas veces obliga al ser humano a realizar acciones que nunca imaginó.

Cada ciclo representa una nueva oportunidad y forma parte de las etapas que conforman una trayectoria de vida. Por eso, es importante valorar la razón de un nuevo comienzo y plantearlo como un reto, un objetivo, una meta que se pretende alcanzar. Es importante valorar cada momento, disfrutarlo y generar experiencia porque al final de la vida, puede surgir un arrepentimiento por no haber aprovechado el tiempo y haber dejado pasar las oportunidades que se presentaron.

Los asistentes a las conferencias de Sarah, recordarán varios de sus “nuevos inicios”, derrotas o fracasos y las experiencias que comparte. 

A continuación, se describe una de sus nuevas experiencias y el desafío más difícil que ha vivido frente a un nuevo comienzo.

Desde que era niña, tenía claro que uno de sus sueños era vivir en otro país,  cerca de una playa, en un espacio acogedor, con 2 balcones hacia una vista abierta con mucha luz y una cuenta de ahorro que le diera la tranquilidad económica, mientras genera nuevos ingresos. Con casi 54 años, el tiempo apremia, lo que significa que debía tomar la decisión de perseguir sus sueños, con pocas cosas y un equipaje liviano.

Un viernes al final de la tarde, después de una charla con su conciencia y una copa de vino blanco, tomó la decisión!  Lo primero, fué llamar a su agencia de viajes y solicitar un boleto con fecha de regreso, el tiempo máximo disponible. Sabía que con eso, no podría dar marcha atrás y que el resto vendría por añadidura.

Al día siguiente, con el boleto impreso, comenzó a caminar por todas las áreas de su casa, para realizar una lista de las cosas materiales que pondría a la venta. Elaboró un listado de precios y fotografió todo.

Realizó una gran venta de garage, la primera semana ya había vendido a través de una de sus páginas comerciales “De Segunda Mano”, el 98% de sus pertenencias. (muebles, antigüedades espectaculares, alfombras, ropa incluso nueva, zapatos, cristalería, entre otras, a un precio de remate, y otras, a un mejor precio que el original. 

Desprenderse de todo fue un proceso que inició desde redactar anuncios, atender llamadas, recibir a las personas interesadas, crear una caja chica para dar vueltos, solicitar depósitos, entre muchas tareas que disfrutó hacer.

En un periodo de dos meses todo se alineó perfectamente para alcanzar su sueño, llegó a dormir en el colchón, sin cama, a comer sobre un bote de pintura, porque vendió hasta la última silla. Por cada pertenencia vendida, daba gracias; por el tiempo que estuvieron con ella y por lo que sirvieron.

Sintió que había realizado el negocio de su vida, con ese dinero compraría todo lo necesario para “su nuevo hogar”. Transmitía una buena energía, las personas que estuvieron cerca de ella en el proceso, saben que lo hizo con mucha fe, pasión e ilusión. Eso la llenó de mucha satisfacción y de buen karma para el siguiente paso.

En el transcurso, se lo hizo saber a sus hijos, a su madre de 85 años de edad, que se sintió muy triste y preocupada por su futuro, como toda mamá. Realizó llamadas a su destino final, para gestionar todo detalle de ese nuevo inicio. Dejando atrás toda una vida, finalmente llegó a su destino, más tarde llegó una carga que había enviado por vía marítima con pertenencias de valor emocional que quería conservar y con las que se sentiría como en casa.

Comenzar de cero en un país donde simplemente, “no eres nadie”, podía ser muy fuerte para su ego, las preguntas mentales equivocadas minaban su sueño, la incertidumbre de su futuro, su situación financiera,  etc. Sin embargo, ante una decisión tomada con coraje, la fe en Dios y una actitud positiva eran lo más importante para que todo comenzara a alinearse nuevamente, igual como cuando vendió todo para cerrar aquel círculo del cual salió, y dejó atrás.

Hoy en día Sarah posee una gran alegría e ilusión de levantarse cada día y comenzar de nuevo, ha llegado mucha gente nueva a su vida, nuevas posibilidades y muchos retos,  que seguro alcanzará, porque además tiene muchos amigos en su país guatemala que la animan todos los días a seguir adelante.

La fe en sí misma,  ese “tu puedes!”, “no hay nada, que tú no hayas logrado”,  y “creo en tí”, le ha dado la fuerza necesaria para sobreponerse ante las adversidades y salir adelante. Comenzar de cero implica actitud, positivismo, regresar a lo más fundamental con mucha paciencia, cada decisión trae consigo múltiples posibilidades, nuevas historias y experiencias.

La vida continua y Sarah no se detiene, sigue persiguiendo sus sueños y se aferra al dicho “el perico donde quiera, es verde”, porque su propósito en la vida apenas comienza a dar frutos y sólo le pide a Dios, salud y fortaleza para seguir avanzando.

Finalmente comenta: “Los invito a comenzar de nuevo, sin miedo. Es maravilloso, lo he hecho muchas veces y lo he logrado. Valoro cada segundo de mi vida,  pretendo que Hoy sea un día digno antes de morirme y estoy aquí porque cada caída y cada experiencia me han hecho más feliz y más fuerte. Nunca te quedes con la incógnita infinita  y abreviada en una frase de… ¿y si lo hubiera hecho?”  

“Nada de lo que tienen hoy, podrán llevárselo con ustedes al más allá, por consiguiente todo es prestado y si no avanzan, si no salen a buscar sus sueños fuera de su zona de confort, nunca dejarán un legado para los suyos y nunca alcanzarán la plenitud de lograrlo y ser felices”

Sarah Alzugaray
Ph. Javier Asturias

Written By
More from Horizon Mag

Guatemaltecos haciendo Historia

Hace dos años, Prensa Libre organizó una competencia para nombrar, en un...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *